Pedido mínimo $500. Envíos GRATIS en CABA y GBA en compras superiores a $2500!

Vista: amarillo intenso, cristalino. 
Nariz: muy aromático. Notas florales y cítricas. 
Boca: textura cremosa, marcada nota de las flores de sauco y notas cítricas de acidez baja. Muy persistente. 

Maridaje: genuino, floral, sutil. 
Exalta variedades de hojas, de texturas, colores y sabores variados. Sutil para acompañar pescados blancos, rosados, centolla, camarones y langostinos. Contrasta con quesos maduros. 
250ml

El sauco en el cuerpo: a diferencia de otras especies, todas las partes del sauco tienen uso terapéutico. La baya y su corteza cocidas en agua son diuréticas, tónicas y estimulan el apetito. Sus hojas cocidas con leche alivian la inflamación de la garganta y en baños, y desinfectan heridas. Para los resfríos, las bayas cocidas son ideales y desecadas; un remedio excelente para el sistema digestivo.

El sauco en el alma: desde la antigüedad, el sauco ha simbolizado el poder del mundo "invisible". Protege las casas donde está plantado, pero trae mala suerte a quien lo tala. Por esa razón, las antiguas tradiciones recomendaban tratarlo con mucho respeto y, antes de recolectar sus bayas o cortar alguna de sus ramas o flores, se le pedía especial permiso. 

Muller&Wolf Dressing de Flores de Sauco
$241,48 $190,37
Sin stock
Muller&Wolf Dressing de Flores de Sauco $190,37

Vista: amarillo intenso, cristalino. 
Nariz: muy aromático. Notas florales y cítricas. 
Boca: textura cremosa, marcada nota de las flores de sauco y notas cítricas de acidez baja. Muy persistente. 

Maridaje: genuino, floral, sutil. 
Exalta variedades de hojas, de texturas, colores y sabores variados. Sutil para acompañar pescados blancos, rosados, centolla, camarones y langostinos. Contrasta con quesos maduros. 
250ml

El sauco en el cuerpo: a diferencia de otras especies, todas las partes del sauco tienen uso terapéutico. La baya y su corteza cocidas en agua son diuréticas, tónicas y estimulan el apetito. Sus hojas cocidas con leche alivian la inflamación de la garganta y en baños, y desinfectan heridas. Para los resfríos, las bayas cocidas son ideales y desecadas; un remedio excelente para el sistema digestivo.

El sauco en el alma: desde la antigüedad, el sauco ha simbolizado el poder del mundo "invisible". Protege las casas donde está plantado, pero trae mala suerte a quien lo tala. Por esa razón, las antiguas tradiciones recomendaban tratarlo con mucho respeto y, antes de recolectar sus bayas o cortar alguna de sus ramas o flores, se le pedía especial permiso.